musiccoreblog

[Reseña] Bring Me The Horizon - Sempiternal


Tras varias semanas sin hacer mucho acto de presencia por aquí debido a temas académicos, me siento frente al teclado para haceros partícipes de mi humilde opinión a cerca de uno de los discos que más ganas tenía de escuchar este 2013, lo nuevo de los ingleses Bring Me The Horizon

Pese a que este disco veía la luz el pasado mes de abril (y su filtración tuvo lugar un par de meses antes de dicha fecha) no había tenído el tiempo suficiente que creo que requiere un álbum de estas características para comentarlo, debido tanto a la admiración/odio que la banda despierta en algunas personas, como en el cambio en el que los de Sheffield se han visto inmersos. 

Para comenzar, os pongo en situación: BMTH se dieron a conocer con su primer álbum "Count Your Blessings" con un estilo Deathcore que fue pulido posteriormente para presentar su segundo álbum "Suicide Season" el cual fue un cambio más orientado al Metalcore. Ya asentados en la escena musical, le dieron otro giro de tuerca a su estilo, publicando su tercer álbum "There Is A Hell Believe Me I’ve Seen It. There Is A Heaven, Let’s Keep It A Secret", del que no podría decir otra cosa que "g-e-n-i-a-l-i-d-a-d" (con todas las letras) de principio a fin, álbum por cierto, que hizo que me enganchase al grupo inmediatamente. 
Así, a comienzos de este año, anunciaban dos grandes noticias: por una parte, que sacarían nuevo disco, el cual nuevamente encerraría en sus canciones una nueva evolución para el conjunto, y más al conocer la segunda de las noticias que nos tenían preparadas: el guitarrista Jona Weinhofen abandonaba el grupo pasando a formar parte del mismo, Jordan Fish de Worship
De este modo y bajo el sello de Epitaph Records, nace "Sempiternal", término antiquísimo que viene a significar algo más duradero que la propia eternidad en cuya portada (que puedes ver al final de esta reseña, muestra la flor de la vida). 

Centrándonos ya en el disco, el primer tema que nos encontramos es "Can You Feel My Heart", el cual nada más comenzar ya despierta nuestra curiosidad. Introduce elementos de dubstep con partes vocales limpias y gritos más que desgarradores, con una estructura lírica bastante paralela repitiendo la composición "Can you…" ("Can you hear the silence? Can you see the dark? Can you fix the broken? Can you feel, can you feel my heart?"). 
Letras bastante curiosas a lo largo del disco que en este primer tema, a parte de esa composición repetitiva incluye elementos de contraposición como por ejemplo "The higher I get, the lower I’ll sink". 

"The House of Wolves" quizá sea uno de los temas que gire más entorno a la tendencia que el grupo arrastraba hasta este momento, siendo protagonista la inconfundible voz de Oliver Sykes. Destacar así mismo el repetitivo "Brick by brick by brick" del estribillo. Este tema, junto con "Empire (Let Them Sing)" son temas que no desentonarían para nada en su tercer trabajo, pese a apreciarse esa evolución y preocupación por el cuerpo melódico. 

"Sleepwalking", el segundo single del álbum, lo asemejo bastante al ya citado "Can You Feel My Heart" por los elementos electrónicos más alejado de ese sonido al que nos tenían acostumbrados. Gran trabajo de los sintetizadores y especial mención de la batería en este tema. Ingeniosa mezcla de esa nueva corriente sonora con la antigua junto con partes más tranquilas de las estrofas y fuerte estribillo (Puedes ver el vídeo clickando AQUÍ).  

El siguiente tema en sonar es "Go To Hell, For Heavens Sake", el cual, comprende coros que me recuerdan bastante a la voz de Ian D'Sa de Billy Talent


Sempiternal va tomando forma, y llegamos a "Shadow Moses" , primer single y adelanto del álbum, el cual, creo que fue la pieza clave para captar la atención de todos nosotros. Comienza con esa melodía épica, a modo de banda sonora grandiosa, seguida por incesantes coros repetitivos que van creando ambiente ("we´re going nowhere…") para desplegar todo su arsenal de fuerza con ese riff de guitarra, contundencia de las mismas con ese inconfundible sonido Hardcore y la atronadora batería que junto a la voz de Oli a más de uno nos dejó K.O. 
Y si con este bombazo de tema no tuvimos suficiente, el vídeo realizado para el mismo, terminó de hacer las delicias del que iba a ser este álbum. Una autentica obra de arte, con secuencias espectaculares de escenas en la nieve, en el mar, juegos de luces y unos movimientos de cámara que hacen que este vídeo fuese novedoso a la par que impactante. En su día ya te lo presentábamos en MusicCore y puedes volver a verlo clickando AQUÍ.  

Tras esta explosión musical llega la calma de la mano de "And The Snakes Starts To Sing" el tercer sencillo y "Seen It All Before". Temas sosegados que recuerdan a otros como el genial "Blessed With A Curse", e incluso "Don’t Go" (con la colaboración de Lights) o incluso, siéndole comparable, a excepción de los gritos de Oli una vez más, al ambiente que crea en sus temas Jared Leto de 30 Seconds To Mars. Lentos, negativos y desmoralizantes a la par que angustiosos estos dos temas citados. 

Tras este leve respiro, rompe "Anti-Vist", otro de los temas que engloban en sí las novedades y lo clásico. Uno de los temas más crudos del disco, tanto en su sonido como en su lírica. Tras "Anti-Vist" sigue "Crooked Young", con el que nada más comenzar, aparecerá en un letrero en tu mente que pone "It never ends!!". Aunque el resto del tema no guarda similitud alguna, el comienzo es muy parecido. La letra es toda una declaración de ateísmo. 

Como último tema del disco propiamente, llegamos a "Hospital For Souls", la cual es abierta por un monologo de Oli en el que intenta resumir lo que significa este Sempiternal: 

"And then I found out how hard it is to really change 
Even hell can get comfy once you've settled in 
I just wanted the numb inside me to leave 
No matter how fucked you get, it's always there when you come back down 
The funny thing is, all I ever wanted, I already had 
There's glimpses of heaven in every day 
In the friends that I have, the music I make 
The love that I feel...I just had to start again". 

Nuevamente, voz apaciguada en las estrofas que recobra su fuerza en los estribillos, junto con contraposiciones líricas una vez más como "Everybody wants to go to Heaven But nobody wants to die".  

Como bonustracks tenemos temas bastante asequible para todos los públicos: "Join the Club" y "Chasing Rainbows", temas ágiles, rápidos y más cercanos incluso del rock junto con "Deathbeds" en la que colabora la voz femenina de la tatuadora Hannah Snowdon que pone fin a este disco. 


Como colofón a esta reseña, decir a modo de resumen que este disco engloba y da cabida a elementos de dubstep, voces limpias mezcladas con gritos agresivos y ensordecedores, mejorada capacidad lírica de Oliver, expresándola mediante frases melancólicas, metafóricas, pesimistas y sarcásticas llenas de contradicciones. 
Coros pegajosos, cambios constantes de ritmo y fuerza y sobre todo, y lo que creo que es más importante y característico de en este disco, es la gran preocupación por la creación de un halo o ambiente distinto a lo largo de cada uno de los temas que componen el álbum, creando atmosferas individuales que nos adentran mejor en cada canción gracias a la incorporación de Jordan Fish con los sintetizadores. 

En definitiva, un disco bastante arriesgado y atrevido a la par que novedoso y resultón sin perder en ningún momento su esencia. 





Bring Me The Horizon: Sempiternal
1.- Can You Feel My Heart
2.- The House of Wolves
3.- Empire (Let Them Sing)
4.- Sleepwalking
5.- Go to Hell, for Heaven’s Sake
6.- Shadow Moses
7.- And the Snakes Start to Sing
8.- Seen It All Before
9.- Antivist
10.- Crooked Young
11.- Hospital for Souls
(Edición Deluxe):
12.- Join the Club
13.- Chasing Rainbows
14.-
Deathbeds (con Hannah Snowdon)



FECHA DE LANZAMIENTO: 1 de abril de 2013

NOTA: 9/10

TEMAS RECOMENDADOS:Can You Feel My Heart, Shadow Moses, Sleepwalking, Go To Hell For Heaven´s Sake y Deathbeds

Relaccionado

Sempiternal 6869733233846157113
**
**
item