musiccoreblog

[Reseña] Taking one for the team - Simple Plan

Han pasado ya unos cuantos meses (concretamente desde febrero de este año 2016) de la publicación del disco “Taking on...





















Han pasado ya unos cuantos meses (concretamente desde febrero de este año 2016) de la publicación del disco “Taking one for the team” de los canadienses Simple Plan. Se trata de su quinto disco largo de estudio que llega cinco años después de su anterior trabajo largo, por el camino un EP amenizó la espera y sobre todo giras y más giras.

Así que después de todos estos meses ha habido tiempo de sobra para que quien escribe estas líneas haya podido escuchar y re-escuchar este disco hasta la saciedad. Por haber, ha habido hasta tiempo de verlos en directo en nuestro país escasos días tras la publicación del disco, y ver como defienden muchos de los nuevos temas en directo: Y si, siguen en forma y siguen siendo tan buenos como siempre lo han sido sobre el escenario.

Lo cierto es que previo a la publicación del disco, la banda ofreció una serie adelantos de lo más variado, cosa que llevó a confundir en un punto a sus seguidores. Debido por un lado a la gran variedad de estilos en los adelantos ofrecidos y también a la historia de Simple Plan que muchos la definen como llena de cambios y de pérdida de rumbo, pero esto es otra historia.

Cuando uno pulsa el play y empieza a sonar su primer tema llamado “Opinion Overload”, cualquiera que hubiera perdido la fe en estos chicos se reconcilia con lo que un día fueron. Y es este tema cargado de fuerza tanto por su sonido como mediante su videoclip parece ser un guiño al ya mítico “I’d do anything”. Además, la letra sigue tratando de esa cierta rebeldía y de ese deseo de no vivir contentando a los demás, si no como uno mismo cree. Es decir uno de los clásicos temas del género pop punk.



Saltamos al siguiente tema Y suena “Boom”, otro de los temas más cañeros desde trabajo. Realmente no veo mejores formas de empezar un disco si eres una banda que ha sido acusada de perder su esencia pop punk. Uno continúa dejándose llevar por el disco y va desgranando canciones de todo tipo, como “Kiss me like nobody’s watching”, más rápida y con un sonido más pop y sobre todo con una letra más acaramelada a la par que divertida. Diferente.

Otro de los puntos fuertes en este viaje es “Farewell” donde colabora Jordan de New Found Glory, canción curiosa donde las haya pues considerada por los fans una de las mejores (y también una de las más pedidas en concierto) es en realidad una canción hecha para ellos, aunque pueda parecer una carta de amor. Esta canción en realidad surgió tras la publicación de uno de los adelantos que desagradó a la mayoría de los seguidores de la banda, que volcaron su odio en las redes sociales. Cuando sabes esta historia, puedes entender claramente como la banda habla del esfuerzo que a veces no se ve recompensado y entendido, de cómo afectan las críticas y de cómo es “imposible volver a lo que se era”. De la presión musical y mediática ejercida por sus propios fans hasta el punto de hacer tambalear los cimientos de una banda tan sólida (Incluso el titulo del disco hace referencia a ello).
Al final, ese adelanto no fue incluido en el disco y a cambio nació "Farewell", una de las mejores canciones de este disco. Está claro que muchas veces el arte se genera en los peores momentos.

A continuación un escuchan temas como “Singing in the rain”, que muchos han calificado como una segunda parte de “Summer Paradise” y donde realmente oímos a los Simple Plan más comerciales. U otras como “Everything sucks”, rápida y divertida, posiblemente con un registro musical que nunca habíamos escuchado de ellos, y eso es algo difícil después de todos estos años.





I Refuse” es otra oda contra el acoso a cualquier persona, es otra canción que nos lleva a los inicios de esta banda, directa, contundente, sin rodeos. “I don’t wanna go to bed” posiblemente sea el fiasco mayor de este disco, es una canción bailonga y para ligar, pero su letra, su música y su videoclip basado en los Vigilantes de la Playa, la han convertido en uno de esos singles para olvidar. “Nostalgic” vuelve a ser un tema en condiciones, pero a medida que uno avanza por el disco, parece que todo va hacia abajo. Y no hay nada malo en este tema, es más, tiene unos cuantos toques que a uno le traen a la memoria bandas como Blink 182.

Estamos en el tema 10, y es innegable que la decena va a marcar la peor parte de este disco: “Perfectly Perfect” es una balada, con una letra bonita donde uno ya se imagina el directo con Pierre y su guitarra acústica a oscuras en el centro del escenario, el problema es que a lo largo de su discografía ya existen baladas mucho mejores y con más profundidad en la letra que este tema, así que no destaca especialmente. Como tampoco lo hace “I don’t wanna be sad”, que se merecería un capítulo de Glee.

“P.S. I Hate You” si que podría ser un tema salvable, pero a estas alturas del disco lo mejor ya ha salido, así que queda un poco en tierra de nadie, y eso no le favorece. Para acabar solo quedan “Problem Child”, de nuevo una canción lenta cuya letra podría tener cierto paralelismo a su éxito “Perfect” y la verdad ésta nueva no nos dice demasiado, pero menos aún dice la balada con la que finaliza el disco “I Dream about you”, que se ha convertido seguro en la pista que todo fan salta para ponerse a hacer otra cosa. Es la número 14 y eso se nota.

En resumen, es complicado valorar este disco aunque personalmente diría que es un buen disco y que ha servido para que Simple Plan se reencuentre con muchos de esos fans que se habían olvidado un poco de ellos. Lo cierto es que está cargado de grandes temas pero quizás esos cinco años no han beneficiado al disco. Sabemos que durante este tiempo han estado trabajando componiendo y que tenían decenas y decenas de canciones listas, de alguna forma eso se nota, pues quizás una de las mayores pegas de este disco ese que carece de coherencia, tanto temáticamente cómo sobre todo estilísticamente. Por un lado tenemos a los simple plan de siempre y por otro a los nuevos que intentar enganchar a nuevas generaciones. Y sí, el disco es un batiburrillo de muchas buenas canciones. Pero un batiburrillo al fin y al cabo. Por otro lado, uno a veces se siente estar escuchando canciones que ya escuchado 1000 veces y esto aunque nos gusta, puede llegar a cansar.

Se trata de un buen disco, aunque no redondo, pero los setlist en directo y la potencia que la banda aún conserva, hacen de “Taking one for the team” una buena vuelta a los escenarios para estos chicos.



Fecha de publicación: 19 de Febrero de 2016
Discográfica: Atlantic Records
Género musical: rock alternativo, pop rock
Temas Recomendados: "I Refuse", "Farewell", "Opinion overload" y "Everything sucks".

Nota: 7/10 
          ★★★★★★★☆☆☆


TRACKLIST

1. Opinion Overload 
2. Boom! 
3. Kiss Me Like Nobody’s Watching 
4. Farewell 
5. Singing In The Rain 
6. Everything Sucks 
7. I Refuse 
8. I Don’t Wanna Go To Bed (feat. Nelly) 
9. Nostalgic 
10. Perfectly Perfect 
11. I Don’t Wanna Be Sad 
12. P.S. I Hate You 
13. Problem Child 
14. I Dream About You


Relaccionado

Taking one for the team 2006738818733318501
**
**
item